177 obras presentadas para concurso de literatura

Las 177 propuestas literarias que entraron este año al concurso corresponden a los siguientes géneros literarios: – Poesía: 55. – Cuento: 41 … Javier Medina Bernal: Galardonado con el Premio Nacional de Literatura de Panamá …

from Alerta de Google: cuento concurso premio https://ift.tt/2XgfSzY
via IFTTT

La noche más oscura XP vol. 1 (de 5), de VV.AA.

Ni soy fan ni he leído nunca ningún cómic de Linterna Verde. Tampoco pude acabar de ver la película de dicho personaje, de la que hasta el actor que lo encarnó, Ryan Reynolds –quien reconoce no haberla visto entera–, se burla en otro de sus papeles como antihéroe de la competencia, el mercenario bocazas Masacre. […]

La entrada La noche más oscura XP vol. 1 (de 5), de VV.AA. se publicó primero en Libros y Literatura.

from Libros y Literatura https://ift.tt/2XfhVV8
via IFTTT

El Día de la Infamia y el Discurso de la Infamia

El Día de la Infamia y el Discurso de la Infamia

Hay palabras o expresiones que son dichas en el momento sin la intención de crear una sentencia para la historia, pero que, finalmente, acaban dado nombre precisamente a ese momento o a esa época. La expresión telón de acero, por ejemplo, es uno de los casos, que, aunque tiene varios padres, el uso que le damos hoy se lo debemos a Churchill. El británico también creó la idea de Segunda Guerra de los 30 años para Europa entre 1914 y 1945, uniendo las dos guerras mundiales. Hoy nos detendremos en otro caso, en el Día de la Infamia y el Discurso de la Infamia.

El Día de la Infamia, el 7 de diciembre de 1941, debe su nombre al Discurso de la Infamia

El Día de la Infamia, como todos sabrán, fue el 7 de diciembre
de 1941, el día del ataque japonés a Pearl Harbor y que supuso la entrada de
Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Al día siguiente del ataque, el
presidente norteamericano, Franklin D. Roosevelt, pronunció un discurso en el
Congreso de Estados Unidos para pedir oficialmente la declaración de guerra a
los nipones.

Las emociones y la indignación, supongo, rebosaban entre los
estadounidenses, después de ver cómo morían más de 2.400 compatriotas y perdían
más de una decena de naves y casi 200 aviones. La preparación del discurso comenzó
tan sólo unas horas después del ataque, y en la primera versión del mismo, que
el presidente dictó a su asistente Grace Tully, no aparecía esa famosa palabra:
infamia. En la imagen adjunta se puede ver cómo aparece el texto mecanografiado
tachado y escrito a lápiz, por el propio Roosevelt, la palabra infamia.

En la primera versión hablaba de una fecha que vivirá en la
historia mundial. En la corrección, entre otros cambios, estaba ya la afirmación
de que la fecha vivirá en la infamia. Esa versión definitiva fue la que se envió
al Congreso para ser recitado en el acto de declaración de guerra. El primer párrafo
del discurso quedó como sigue:

Señor Vicepresidente, Señor Presidente de la Cámara de Representantes, miembros del Senado y de la Cámara de Representantes: Ayer, 7 de diciembre de 1941 —una fecha que vivirá en la infamia— Estados Unidos de América fue atacado repentina y deliberadamente por fuerzas navales y aéreas del Imperio de Japón. 

El Día de la Infamia y el Discurso de la Infamia detalle

Un documento perdido en un archivo durante 43 años

Esto lo sabemos gracias al propio documento, que estuvo perdido durante décadas ya que Roosevelt no lo recogió y fue el equipo de un senador el que lo acabó archivando. Pasaron 43 años antes de que fuera descubierto en un archivo, y así hoy conocemos esa corrección que incluyó la palabra infamia.

Frente a algunos colaboradores de la Casa Blanca que abogaban
por un texto con las afrentas y motivos que llevaban a declarar la guerra, Roosevelt
indicó que quería hacer algo corto, conciso y claro, para que llegara a todos
los ciudadanos de su país. El mensaje era claro, Japón había atacado de
repente, sin declaración de guerra y la respuesta de Estados Unidos sería la
guerra con un solo objetivo, derrotar al enemigo. El discurso acababa así:

Pido que el Congreso declare que desde el ataque no provocado y vil de Japón el domingo 7 de diciembre de 1941 existe el estado de guerra entre Estados Unidos y el Imperio japonés.

Las palabras de aquel discurso, del Discurso de la Infamia,
son ya parte de nuestra cultura popular. Y el ataque a Pearl Harbor es el Día
de la Infamia. Después del ataque a las Torres Gemelas, en septiembre de 2001,
se habló de ese día como un nuevo día de la infamia.

La entrada El Día de la Infamia y el Discurso de la Infamia se publicó primero en Curistoria.

from Curistoria https://ift.tt/2J0N4rC
via IFTTT

Lo estás deseando, de Kristen Roupenian

“Escuchad. Puedo explicarlo. Hay un Ted malo debajo del Ted bueno, sí, pero luego, debajo de ese, hay un Ted que de verdad es bueno. Pero nadie lo ha visto nunca. En lo más profundo no soy más que un chaval que solo aspiraba a que lo quisieran y no sabía cómo conseguirlo, por mucho […]

La entrada Lo estás deseando, de Kristen Roupenian se publicó primero en Libros y Literatura.

from Libros y Literatura https://ift.tt/2ZWjtVD
via IFTTT

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Durante una gran parte del siglo XX la censura (a nivel de todo el planeta) procuró que las películas no apareciera ninguna escena de cama (en España en las cuatro décadas que duró la dictadura franquista) y muchos fueron los filmes en los que planteaban una trama en la que una pareja se conocía y, supuestamente, acababa mantenido relaciones pero donde no se podía decir ni mostrar explicitamente.

Aquellos curiosos y sutiles métodos que las películas antiguas usaban para indicar que una pareja había tenido sexo

Al no poder aparecer ese acto en pantalla, debido a que los censores de la época se encargaban de anular o cambiar secuencias y diálogos, los guionistas y directores tuvieron que ingeniárselas para explicar a los espectadores que algo había sucedido entre una pareja pero sin nombrarlo, aunque sí dando alguna que otra pista.

Varios eran los métodos que se solían utilizar los cuales eran infalibles y los espectadores sabían al instante que algo había pasado entre los protagonistas.

Por ejemplo, si una pareja se había estado tratando de usted durante toda la película y, de repente, en la siguiente escena ya se tuteaban o trataban con familiaridad, era un claro signo de que algo íntimo había ocurrido entre ellos dos para haber adquirido ese grado de confianza.

También eran típicas las escenas en la que a alguno de los protagonistas (tanto femenino como masculino) se le podía ver salir a medianoche del apartamento de la otra persona o el hecho de dirigirse en pijama o camisón a la cocina (que no era la suya) a buscar un vaso de agua e incluso enfocar de pasada a alguna prenda de ropa que estaba tirada en el suelo (y que no hacía falta que fuese intima) daban claros síntomas de que allí había pasado algo.

Otros métodos eran más visuales, como por ejemplo aparecer de repente la pareja protagonista fumando un cigarrillo juntos. Solían ser escenas muy castas en las que no se veía nada por debajo de los hombros y no se podía averiguar (pero se intuía) si estaban sentados en la cama u otro lugar, pero el hecho de estar fumando era un claro indicativo de lo que allí, supuestamente, había ocurrido.

Y vosotros ¿recordáis alguna escena o método en la que una película antigua indicaban que una pareja había tenido sexo?

 

Te puede interesar leer también:

 

 

Fuente de la imagen: Captura de Youtube

from Ya está el listo que todo lo sabe https://ift.tt/2XbsFnp
via IFTTT